Sebastián Piñera, favorito para ganar las elecciones en Chile

Cuatro años después de dejar el cargo como un líder profundamente impopular, Sebastián Piñera es un gran favorito para ganar las elecciones presidenciales del domingo en Chile, aunque es poco probable que evite una segunda vuelta. Una economía en declive y otros tropiezos por parte del gobierno de centroizquierda de Michelle Bachelet parecen haber calentado la memoria de los chilenos sobre Piñera, un empresario multimillonario que fue asolado por protestas masivas sobre la desigualdad y los derechos a la educación, pero que supervisó un crecimiento económico promedio del 5,3 por ciento anual durante su mandato de 2010 a 2014.

El principal país productor de cobre del mundo ha sido golpeado por los bajos precios internacionales y la demanda del metal, que es la columna vertebral de su economía, y la caída ha arrojado un resplandor retrospectivo sobre la reputación de Piñera, que tenía una calificación de favorabilidad de alrededor del 34 por ciento cuando dejó el cargo.

Todo apunta a la victoria de Piñera

Piñera, un conservador de 67 años, promete lanzar un agresivo plan de inversión para combatir la desaceleración que ha visto un crecimiento promedio de alrededor del 1,5 por ciento anual bajo Bachelet. El empresario educado en Harvard, con una fortuna estimada en $2.7 mil millones de dólares, propone reducir los impuestos a las empresas para promover el crecimiento. También puede ser ayudado por una menor participación -la votación se hizo voluntaria en vez de obligatoria en 2012- y por divisiones en la coalición de centroizquierda, muchos de cuyos miembros sienten que Bachelet vaciló en sus promesas de profundos cambios sociales en el trabajo y la educación.

Piñera ganará “porque los gobiernos de izquierda no pudieron cumplir sus promesas y cumplir con las altas expectativas que habían establecido”, dijo Marcelo Mella, decano de la facultad de humanidades de la Universidad de Santiago de Chile.

Una encuesta realizada entre septiembre y octubre por la importante empresa chilena CEP le dio a Piñera al menos un margen de 2-1 sobre su competidor más cercano, aunque un poco menos del 50 por ciento que necesitaría para evitar una segunda vuelta el 17 de diciembre. Alejandro Guillier fue favorecido por el 20 por ciento, con otros seis candidatos dividiendo el 20 por ciento y cerca del 16 por ciento diciendo que se abstendrían o votarían en blanco. El margen de error fue de 3 puntos porcentuales.

Ausencia de una alternativa de garantías

Michelle Bachelet fue la presidenta más popular de Chile durante su primer mandato, pero terminó en segundo lugar como la menos popular. Además de los problemas económicos, fue herida por un escándalo inmobiliario que involucró a su familia, aunque no se presentaron cargos.

“A la gente no le gusta Piñera, pero lo ven como un matrimonio de conveniencia. Piensan que Piñera puede generar crecimiento económico y empleo, por lo que aunque no les guste, parecen decididos a reelegirlo como presidente en la segunda vuelta”, dijo el politólogo Patricio Navia de la Universidad de Nueva York.